Sucedió anoche cerca de las 20 horas. Un hombre que sería el tío del joven, indicó que era adicto a los estupefacientes.

Una vecina los llamó porque creía que había un ladrón en su vivienda. Junto a un cabo, un agente revisó el domicilio y en el recorrido sustrajo el teléfono de la dueña de casa. Una investigación posterior, permitió descubrir que el aparato fue robado por un agente, quien al ser descubierto confesó y quedó detenido por pedido de la fiscal penal, Ana Inés Salinas Odorisio.

La joven fue agredida con un arma blanca por un delincuente que intentó sustraerle la motocicleta. Ocurrió en el barrio San Juan. Tendría dos hijos pequeños.

Las fallecidas serían dos mujeres, una de 60 años y su hija de 14, ambas oriundas de Río Negro, y que habrían llegado a Salta hace unos 15 días.

Pasadas las 14 un llamado al 911 habría alertado sobre el posible hallazgo de dos cuerpos en una vivienda ubicada sobre calle San Luis al 400.

Según el relato del dueño del lugar, que alquila las habitaciones, uno de los inquilinos lo fue a ver porque sentía mal olor en el edificio. Por esta razón, el dueño se acercó para ver que ocurría.

Se trataba de la habitación de una mujer, de unos 60 años, oriunda de Río Negro, y que habría llegado a Salta hace unos 15 días con su hija de 14. Aparentemente, uno de los inquilinos habría logrado entrar por una ventana y “encontró un cuerpo” y un “charco de sangre”, según el relato.

Desde Prensa de la Policía, el comisario Velarde confirmó que en el lugar vivían dos mujeres y que la puerta de la habitación se encontraba cerrada desde el interior.

Por ahora se desconoce la causa de muerte de las mujeres y aguardan los resultados del CIF.

Un hombre de 44 años fue condenado a la pena de 6 años de prisión por cometer actos de abuso en perjuicio de una niña que concurría a su casa a jugar con su hija. Será registrado en el Banco de Datos Genéticos.